Instrucciones de alta para la neumonía

Le diagnosticaron neumonía, una infección pulmonar grave. La mayoría de los casos de neumonía son causados por bacterias, pero los virus, micoplasmas y hongos también pueden ser una causa de neumonía, así como también la inhalación de determinadas sustancias químicas. La neumonía es más frecuente en las personas de edad avanzada, los niños pequeños y las personas con problemas de salud crónicos.

Cuidados en la casa

  • Tome los medicamentos exactamente como se le indique. No omita ninguna dosis. Continúe tomando los antibióticos como le indiquen hasta que se terminen, aun cuando comience a sentirse mejor, para prevenir la reaparición de la neumonía.

  • Tome como mínimo ocho vasos de agua diarios, a menos que le den otras indicaciones. Esto ayuda a aflojar y ablandar las secreciones pulmonares para poder expulsarlas al toser.

  • Utilice un humidificador de vapor frío en su habitación y límpielo todos los días.

  • No tome medicamentos para suprimir la tos, a menos que la tos sea demasiado seca, le produzca dolor o le impida dormir. La expulsión de mucosidad al toser es normal y ayuda a su recuperación. Puede usar un expectorante si su proveedor de atención médica lo permite.

  • Puede usar compresas tibias o una almohadilla eléctrica graduada en el nivel más bajo para aliviar el malestar en el pecho. Úselas varias veces al día durante 15 a 20 minutos cada vez. Para prevenir lesiones a su piel, asegúrese de que la temperatura de las compresas o la almohadilla sea tibia y no caliente. No ponga la compresa o la almohadilla directamente sobre la piel. Asegúrese de que tenga una cubierta o envuélvala en una toalla, para prevenir las quemaduras en la piel.

  • Descanse lo suficiente hasta que la fiebre, la falta de aliento y el dolor en el pecho desaparezcan.

  • Planifique vacunarse contra la gripe todos los años. La gripe suele ser una causa común de la neumonía. Recibir una vacuna contra la gripe todos los años puede ayudar a prevenir tanto la gripe como la neumonía.

La vacuna antineumocócica

Hable con su proveedor de atención médica acerca de la vacuna antineumocócica. Hay dos tipos diferentes de vacunas contra la neumonía y es posible que necesite las dos. La neumonía neumocócica es causada por una bacteria que se transmite de persona a persona. Esta puede causar problemas menores, como infecciones de los oídos. Sin embargo, puede convertirse en una enfermedad pulmonar (neumonía), sanguínea (bacteriemia) o del recubrimiento del cerebro y la médula espinal (meningitis) con riesgo de muerte.

Los niños menores de 2 años, los adultos mayores de 65años, las personas con determinadas afecciones y los fumadores son los que tienen un riesgo mayor de contraer la enfermedad neumocócica. La vacuna puede ayudar a prevenir la enfermedad neumocócica tanto en adultos como en niños. Algunas personas no se deberían poner la vacuna. Asegúrese de preguntarle a su proveedor de atención médica si usted se debe poner la vacuna. 

Seguimiento

Programe una visita de control según se le indique.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato ante cualquiera de los siguientes síntomas:

  • fiebre de 100.4 °F ( 38 °C) o más alta, o según le indique el proveedor;

  • secreción pulmonar (mucosidad) amarillenta, verdosa, con sangre o maloliente;

  • mucosidad excesiva;

  • vómitos;

  • síntomas que empeoran.

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 de inmediato si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • opresión en el pecho;

  • dificultades para respirar;

  • labios o uñas azulados.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.